TRABAJO EN FRÍO

Cuando se requiere dureza

Los aceros de trabajo en frío BÖHLER se utilizan para producir herramientas que generalmente no funcionan a una temperatura superficial de más de 200 °C. Alta dureza, buena tenacidad, estabilidad dimensional en el tratamiento térmico y buena maquinabilidad son las propiedades más críticas de estos aceros. Estas son propiedades que BÖHLER continuamente optimiza y desarrolla. Para satisfacer a nuestros clientes